Chau, Chau Chupón


Los chupones son uno de los primeros objetos adorados por nuestros hijos y por nosotros, porque de alguna forma nos facilitan darles tranquilidad y que duerman solitos. Lo difícil es luego quitarles el hábito de usarlos!!!!

Lo recomendable es retirarles el chupón entre los 6 y 12 meses, debido a que después no solo se hará aún más difícil quitárselos, sino que también podría generar problemas en sus dientes.  Cuanto más temprano lo hagamos, más fácil será terminar con ese hábito.  

Si tu hijo tiene 1 o 2 años y deseas quitarle el chupón, a continuación te dejo algunas opciones de cómo proceder:

OPCIÓN #1 

Ponte una fecha especial para hacerlo, como por ejemplo su cumpleaños.  Días antes háblale sobre lo que ocurrirá.  Llegado el día haz que recoja todos sus chupones y los bote de acuerdo a lo que le explicaste iba a suceder. Explicarle y guiarlo en esta transición logrará capturar su interés.

OPCIÓN #2

Para no hacer tan brusco quitarle el hábito, empieza a reducirle el uso por minutos, horas, etc., especialmente en los momentos donde siente más la necesidad de usarlo, hasta lograr quitárselo en los momentos cruciales como la hora de la siesta o cuando va a dormir.

OPCIÓN #3 

Cuéntale una historia como la del Ratón de los Dientes, pero aplicado al chupón.  Por ejemplo, que en el medio de la noche llega un hada que recolecta chupones para niños que lo necesitan y a cambio deja una sorpresa en agradecimiento.

OPCIÓN #4

Léele algún cuento que te permita explicarle e inspirarlo a que dejar el chupón es parte de ser más grande.

Solo ten en cuenta que, como en toda transición, cualquier método que utilices le tomará un tiempo asimilarlo.  ¡Mantente firme!