INICIO
Recomendaciones
  • Para el recién nacido

    La leche materna

    La leche materna es el alimento natural para los bebés. La madre que da de lactar tiene la gran satisfacción de saber que está dándole a su niño la mejor forma de nutrición disponible.

    La leche materna contiene todos los nutrientes necesarios y sustancias que ayudan a su bebé a combatir infecciones llamadas "anticuerpos".

    La lactancia se asocia a menor incidencia de infecciones intestinales, infecciones respiratorias y alergia.

    Lo ideal es el contacto precoz e inicio de la lactancia tan rápido como se pueda luego del parto.

    Los primeros días la mamá produce el calostro, una leche más escasa y amarillenta, más escasa pero con suficientes nutrientes para cubrir las necesidades fisiológicas del bebé.

    No se preocupe acerca de cuánto su niño está recibiendo, pues usted producirá la cantidad suficiente.

    Posteriormente sentirá la "bajada de la leche", convirtiéndose el calostro en leche más espesa y dulzona.

    Una forma práctica de saber si el bebé está recibiendo suficiente leche es si él o ella moja varios pañales con orina durante el día y si está ganando peso apropiadamente. Algunos de los signos que el bebé no está recibiendo suficiente leche son: a) menos de 6 pañales mojados por día; b) menos de 2 deposiciones por dí (normalmente de 4 a 10); c) Somnolencia o llanto contínuo; d) Menos de 7 tomas por día; e) pérdida de peso de más del 10% del peso al nacimiento o continuar con el mismo peso de nacido a las 2 semanas de edad; f) Dormir toda la noche; g) fatiga o ansiedad materna.

    La fiebre es señal de enfermedad, pero generalmente puede ser manejada efectivamente en la casa. Sin embargo, un bebé menor de 2 meses, deberá ser examinado si tiene una temperatura rectal mayor de 37.8 ºC. La evaluación Pediátrica no puede esperar a esta edad, por lo tanto si se detecta esa elevación de temperatura, es importante una evaluación inmediata.

    La mejor forma de tomar la temperatura a esta edad es rectal. Usando el termómetro rectal de mercurio o el digital, se desinfecta con alcohol, se coloca un poco de vaselina y se introduce en el ano del bebé el bulbo del termómetro más 1 cm adicional aproximadamente y se espera aproximadamente un minuto y medio. La mejor posición es colocar al bebé boca arriba, se agarran sus dos pies hacia arriba flexionando sus rodillas y se coloca el termómetro.

    Mediciones de temperatura en la axila, o timpánica (con el termómetro del oído), o con la cinta en la frente no son recomendadas por ser muy inexactas.